Les escribo por que quiero compartir este conocimiento.

Les voy a contar toda la historia de cómo llegué a enterarme de las Personas Hiper Sensibles para mostrar que el rasgo se mostró por sí mismo y no que haya sido al revés haciéndonos pensar que se trata de un factor sugestivo.

Tengo un hijo N, ahora acaba de cumplir los cinco años. Desde bebesito solía necesitar cuidados que me parecían bastante exagerados para un bebe, un ejemplo, todo tenía que estar tranquilo y en silencio para poderse dormir, yo le decía, “Si tuvieras cinco hermanos te quedabas dormido aquí encima de la mesa”… yo no sabía cuán equivocada estaba. O algún domingo, en la mañana estaba emocionado de ir a ver a sus primos y a las dos horas de estar jugando, ya se andaba escondiendo de ellos, y yo, sin entender nada, desesperada le preguntaba, “Toda la mañana estuviste emocionado de venir, ¿porqué ya no quieres estar aquí?”

Durante sus primeros 3 años de vida me fueron cayendo a las manos, (literal), libros, artículos, blogs, posts sobre la educación respetuosa (RIE por sus siglas en inglés), entendiendo que el niño tiene su propia mente, que mi trabajo es orientarlo a ser él mismo y no doblegarlo a que me obedezca ciegamente. Mi forma de educarlo, desde un principio, fue distinta a lo normal porque estaba convencida de que hay mejores maneras de conectar con las personas que amamos.

Cuando ya tenía la edad para ir al kínder, no lo iba a meter a cualquier lado y literalmente peiné la zona, preguntando en absolutamente todas las escuelas, su forma de regañar a los niños, cómo mantenían el control sobre el salón, cómo manejaban las emociones, y un largo etcétera. Yo estaba segura que no quería una educación “normal” para él. Lo metí a un kínder que me lo vendieron de maravilla, súper personalizado, tipo Montessori, ya sabes. Súper buena vendedora la de Relaciones Públicas.

Al principio del año escolar, cuando pasaba por N, él lloraba todo el camino de regreso a casa. Yo me imaginé que era el periodo de adaptación, tal vez que necesitaba desahogar todo lo acontecido en el día, no sé. A mediados del año escolar ya no quería dibujar, si agarraba una crayola era para hacer rayones negros. Al final del año escolar, lloraba en las tardes y en las mañanas. Se rehusaba terminantemente a ir al cole. Yo pensaba, “si fuera secundaria voy de acuerdo, pero ¡es kínder! Es la única parte buena y linda de la escuela, es ir a jugar y colorear ¿cómo es posible que sufra tanto?” Preocupada fui a hablar con las maestras, luego con la psicóloga (que era una estúpida) y finalmente con la directora. Lo interesante aquí es que ellas no notaban nada especial (al menos no lo decían), ellas mencionaron que él se comportaba bien y obediente. No notaban ningún cambio en él. Bueno, tal vez lo rayones pero ¿quién iba a notar eso…? ¡Es kínder!

Para la segunda junta con las maestras, la psicóloga y la directora, me llevé los 8 libros que he leído sobre la educación respetuosa y el de Disciplina sin lágrimas de Daniel Siegel (que es una joya) para tumbar su única teoría: que N me estaba tomando la medida. Una semana después, la directora me mandó llamar y fue la que le atinó al asunto, me dijo, “He estado observando a su hijo y no me queda la menor duda: su hijo es Highly Sensitive (Hiper Sensible), vaya y cómprese el libro y va a entender todo.”

Saliendito de ahí, me metí a amazon.com y me lo compré. El libro no esta traducido al español todavía, se llama The Highly Sensitive Child, escrito por Elaine Aron PhD, la editorial es Harmony Books. Elaine Aron es una psicóloga, Hiper Sensible (HS), que ha hecho análisis clínicos probando y comprobando que esto es un Hecho. Es real. Existe. Y ella opina que es mejor actuar acorde a esta realidad y no tratar de taparla con un dedo.

Al leer este libro tuve migraña por dos semanas continuas, literal. El shock fue demasiado fuerte para mi, por dos razones, una me vi totalmente reflejada ahí. Hice el test y resulta que soy HS y mi hijo N lo heredó de mi. Y dos, vi todos los errores que mis papás cometieron al educarme y las consecuencias que, sin saberlo, sufrí y sigo siendo muy afectada por ellos.

¿Qué es una Persona Hiper Sensible? Es un rasgo, (como ser zurdo o diestro, o eres o no lo eres). Se trata un cerebro diferente. Su irrigación de sangre en el hemisferio derecho es mayor al de la gente no-sensible. El sistema nervioso está mucho más despierto. Lo tiene el 20% de la población y es hereditario. Einstein era Hiper Sensible. Carl Jung también lo era y analizó profundamente de este rasgo. Han habido varios psicólogos, científicos y autores que lo describen, pero no se han puesto de acuerdo con el nombre. Unos lo llaman introversión, otros tímidos… finalmente la autora Elaine Aron lo llamó Highly Sensitive (Hiper Sensible), porque es un cerebro Hiper Sensible a los estímulos y puede ser extrovertido o introvertido, no tiene que ver. Lo que importa es el cerebro y el sistema nervioso.

Ella lo explica con un ejemplo en venados. El venado no-sensible, se mete al prado y se dirige al arbusto con moras para comer. El Hiper Sensible es el que tiene todos sus sentidos encendidos al 100% para detectar el olor, ruido o algo de algún depredador. El Hiper Sensible es el que le dice a todos, “no se metan ahí, hay una leona”.

El rasgo de la Hiper Sensibilidad lo tienen todas las especies animales, desde mamíferos hasta insectos, no es exclusivo de la raza humana. Esta diseñado para la sobrevivencia de la especie. Es un cerebro que detecta los más mínimos detalles que los no-sensibles no detectan. Recuerdan el programa de TV “Lie to Me”? Donde el investigador sabía cuando alguien le mentía por pequeñísimos movimientos faciales que el criminal hacia inconscientemente y lo delataban. Ese, es un investigador Hiper Sensible. Otro ejemplo sería el consejero del rey. El que se para atrás del trono observando, viendo, analizando a todos como si fueran piezas de ajedrez para decirle al rey cuál es el siguiente movimiento para llegar al jaque mate.

El Hiper Sensible todo lo detecta. Su sistema nervioso así está diseñado. No hay vuelta de hoja; así es. Es un paquete con bendiciones, pero también, como todo en la vida, sus bemoles. ¿Cuál es el problema? Que por lo mismo que todo detecta, se cansa más rápido. Y cuando se satura, ya nada funciona.

Mientras leía el libro más claro me quedaba que la educación “normal” no iba a funcionar con N. Tal vez otros niños HS sí puedan con el sistema, pero N definitivamente no. La pésima educación y manejo de las maestras le estaban haciendo un daño horrible. Además, la presión que estaban ejerciendo las maestras en él para terminar el programa escolar, finalizar todos los libros y colorear todas las manzanas era demasiado tortuoso para él. Pero si nos salíamos aunque fueran 3 semanas antes del término del ciclo, no nos daban el certificado de 1° de kínder (¡hazme el favor!) Hice un pacto con él: haría un esfuerzo enorme para ir al cole hasta que terminara el año completo y ya después no volvería jamás a esa escuela. En ese entonces tenía 4 añitos recién cumplidos; respondió y cumplió como adulto.

Salimos con nuestro certificado bajo la promesa de no volver ahí jamás. Durante las vacaciones me volví loca buscando otra escuela para él, pero esa ya es otra historia.

Lo que quiero lograr con este blog es difundir el conocimiento de las Personas Hiper Sensbiles. Que si tu sospechas que lo eres, o alguno de tus hijos, sepas que existe, que ni tu ni tu hijo están locos o exagerados o con miedos irracionales. Que hay remedios y todos 100% naturales. Si te interesa, prometo seguir escribiendo sobre esto y agradeceríamos muchos tus comentarios abajo para saber por dónde ir.

Si quieres hacer el test para adulto haz click aquí. Si quieres hacer el test para niño, haz click aquí.

Con mucho cariño y respeto,

Carmen