Con el fin de contribuir al conocimiento actual sobre los beneficios del parto vertical y sin episiotomía, hicimos una revisión de 86 partos normales que tuvieron lugar en los años 2015 y 2016 y a los cuales acompañamos como doulas.

En estas observaciones se tomaron en cuenta únicamente los partos en una posición vertical: parada, cuclillas, sentada o semi-Fowler. En ningún parto se realizó una episiotomía ni se utilizaron forceps o ventosas.

Estos son los resultados:

25.5 % no presentaron ningún desgarro.

El 46 % de las mujeres que parieron en una posición vertical tuvieron un desgarro de primer grado, es decir, una laceración en la mucosa vaginal que no requiere de reparación con sutura

El 15% de las mujeres tuvieron un desgarro de segundo grado, es decir, en la mucosa y en la piel

3.4% de las mujeres tuvieron un desgarro de tercer grado, en el cual se desgarró piel, mucosa y músculo

1.1% de las mujeres tuvieron un desgarro de cuarto grado, es decir, llegó hasta el esfínter anal.

Cabe mencionar que un estudio realizado por la Universidad de Perú, en el cual se analizaron 89 partos, encontró que las mujeres a las cuales se les realizaba una episiotomía tenían grandes posibilidades de no tener ningún desgarro (66.7 %) pero la probabilidad de tener desgarros importantes es mucho mayor que cuando no se realiza la episiotomía. 14.3 % tuvieron un desgarro de tercer grado, en el cual se desgarra mucosa, piel y músculo, y 6.3 %de las mujeres con episiotomía tuvieron un desgarro que llegó al esfínter anal.

En conclusión, la episiotomía puede proteger de desgarros leves pero incrementa el riesgo de desgarros importantes. Es además un corte en el perineo que requiere sutura, y la recuperación suele ser más lenta que la recuperación de un desgarro de mucosa de primer grado.

Un número importante de mujeres con partos verticales sin episiotomía, prácticamente 1 de cada 2, tendrá una pequeña laceración en la mucosa vaginal después de un parto en posición vertical. Una cantidad considerable de mujeres conservarán el perineo intacto, y esto útil es mucho más probable a que ocurra un desgarro importante.

Estas observaciones sugieren que la realización rutinaria de la episiotomía no está justificada; no solamente no previene desgarros graves, sino que además incrementa el riesgo de tenerlos.

Junio, 2016

Dra Diana Villa Schefer, Médico Cirujano Partero de la Universidad de Guadalajara, especialidad en Educación Perinatal