Un estudio encontró que la actividad sexual durante el embarazo solía bajar principalmente por temores de lastimar al bebé, y la mayoría de veces estos miedos son tan fuertes, y se habla tan poco al respecto, que las parejas terminan evitando del todo el coito.

El periodo del embarazo representa una parte importante de la vida sexual de la mujer, y el sexo durante el embarazo no está contraindicado. No, no hay posibilidades de hacerle daño al bebé, el pene nunca llegará a tocar al bebé, los separan el cuello del útero, el tapón mucoso, la bolsa y líquido amniótico, esto incluso si el pene del varón es muy grande.

El sexo puede aliviar dolores y molestias en el embarazo, ya que se liberan sustancias analgésicas para disminuir dolores de cabeza, dolores musculares, y más.

El sexo implica cierto ejercicio físico, que ya de por sí es recomendable durante el embarazo, y además nos llenamos de oxitocina y endorfinas que nos invaden de felicidad!!!

Durante el coito se mejora la circulación, y esto favorece la oxigenación al bebé, por lo que no solamente no lo dañamos, sino que le hacemos bien.

El sexo no es solamente penetración, pueden explorar otras maneras de tener contacto erótico, según como se sientan y el cuerpo lo permita. El embarazo es momento para ponerse creativos, tanto en pareja, como explorando tu cuerpo y sensaciones por tí misma.