Alternativas naturales que favorecen que el trabajo de parto inicie por sí solo

Alternativas naturales que favorecen que el trabajo de parto inicie por sí solo

No todas estas técnicas están comprobadas científicamente. Esta nota es únicamente informativa, y es muy importante que consultes con tu doctor antes de tomar cualquier acción o decisión con respecto al nacimiento de tu bebé.
Te estas acercando a la fecha probable del parto o puede que la hayas pasado ya. Has terminado el curso de preparación al parto hace tiempo; has planchado toda la ropa del bebé y te encuentras abriendo su cajón cada momento por si te inspiras; has limpiado la casa y has cambiado la posición del sofá 5 veces para ver que estaba mejor como antes; has congelado mucha comida por si pasa una legión por tu casa y ya no sabes que más hacer.. Y lo peor es que la gente (incluso la que no conoces tanto) te dice repetitivamente: ¿pero no has tenido a tu bebé todavía?
 
¿Te suena?
 
Empezamos con los métodos que perecen ser los más eficaces, pero es muy importante saber que solamente el 5% de los bebés nacen en la fecha probable de parto, y que el hecho de que ese día haya llegado no necesariamente significa que el parto se tiene que inducir. El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia considera que un bebé de término es un bebé que tiene entre 39 semanas y 0 días, hasta 40 semanas y 6 días.
 
Relajarse– lo primero y lo más importante. Tiene mucho sentido- Queremos mantener niveles bajos de adrenalina y altos de oxitocina y las técnicas de relajación y meditación pueden ayudar. La respiración abdominal juega un papel importante en la relajación.
¿Funciona? Más de lo que parece. Pero si no te ha funcionado para la inducción, no pasa nada, la relajación tiene muchas ventajas.
¿Es seguro? Totalmente
¿Cómo y cuándo? Cuando y cuanto quieras. Existen muchos métodos desde un simple baño caliente hasta la hipnosis. Lo suyo sería practicarlo durante el embarazo con alguien que te guíe.
Infusión con hojas de frambuesa– La frambuesa es uterotónica, quiere decir que aumenta el tono muscular del útero.
¿Cómo y cuánto?  Janet Balaskas en su libro ¨Parto Activo¨ recomienda beber unos 3 vasos de infusión diarias durante las últimas semanas del embarazo.
¿Es seguro? Sí. Si se toma a partir de las 36 semanas.
¿Funciona? Pues en realidad la frambuesa no sirve para inducir el parto directamente, sino para conseguir que las contracciones sean mas armónicas y con un ritmo estable para facilitar el parto. Existe evidencia científica sobre esto.
La actividad física como andar, nadar o yoga- El movimiento genera movimiento. Ojalá fuera una frase mía pero Einstein lo dijo primero. Y si lo dice él, será verdad. Caminar utiliza la gravedad para ayudar a que el bebé se coloque en la posición idonea para el parto.
¿Es seguro? Sí. Pero si tienes la bolsa rota, no te metas en la piscina pública para inducir las contracciones. Ya, ya sé que no lo ibas a hacer. Además, está demostrado que las mujeres que practican Yoga Prenatal tienden a tener partos más cortos.
El sexo, o mejor aún- ¡tener orgasmos!- Este es el metodo mas divertido de todos. Actúa por varios medios: la actividad sexual puede estimular al utero y generar contracciones; hacer el amor libera grandes cantidades de la hormona del amor- la oxitocina; y el semen contiene prostaglandinas que relajan los tejidos, entre ellos el cuello del utero.
¿Cómo y cuánto? A esta altura el sexo es mas fácil decir que hacer… pero con un poco de creatividad y un camisón sexy (¡pero si no nos queda ninguno!) se puede echar un buen rato en pareja, o sola que tambien vale.
¿Es seguro? Si. Pero no si tienes la bolsa rota o sangras.
¿Funciona?– evidencia científica no tiene. ¡¿pero para que la queremos?!
Estimular los pezones – La estimulación del pecho libera oxitocina (necesaria no solo para el parto sino para la secreción de la leche materna también.)
¿Funciona? ¡Sí! Por fin algo comprobado científicamente para la inducción.Se ha relacionado con el inicio del parto espontáneo en 72 horas.
¿Es seguro? Sí. Ademas se ha demostrado que esta relacionado con menor incidencia de hemorragia postparto. curioso, ¿no? Hay que decir que no se ha comprobado la seguridad que tiene en mujeres de alto riesgo.
Acupuntura– Esa técnica de la medicina china tradicional se cree que funciona por varias vías de actuación: la estimulación del útero, los cambios hormonales y la regulación del sistema nervioso.
¿Es seguro? Los pocos estudios que hay indican que es una técnica segura. No tiene efectos teratogénicos y con raros efectos adversos o complicaciones. Aún así durante el embarazo hay que practicarlo con cautela y evitar la acupuntura en el primer trimestre.
¿Funciona? No existe suficiente evidencia científica pero se trata de cientos de años de experiencia de acupuntura en embarazadas y parturientas.
¿Cuándo y cómo? Se debe acudir a un profesional con experiencia en acupuntura para las embarazadas. Son necesarias normalmente dos o tres sesiones con diferentes intervalos en función de las semanas de gestación en las que nos encontramos. El parto se iniciará en 24-72 horas normalmente.
Homeopatía– La homeopatía implica el uso de sustancias muy diluidas que provocarían síntomas en su forma no diluida.
¿Funciona? No esta científicamente demostrado pero se utiliza desde hace años y con buenos resultados y satisfacción de las usuarias.
¿Qué y cómo? Lo mas utilizado para este próposito es el Caulophyllum. Hay diferentes pautas de la dosis que podrían ser recomendadas para el parto. Lo suyo sería consultar un homeópata profesional para personalizar el tratamiento.
Stripping o maniobra de Hamilton– No diría que es de una técnica natural. Se trata de un despegamiento de las membranas del cuello uterino con el tacto vaginal que hace el ginecólogo o la partera. Esta técnica causa con frecuencia malestar o dolor, sangrado y contracciones irregulares. Haciéndola de forma rutinaria a partir de la semana 38 acorta la duracion del embarazo, pero no aporta ningún beneficio comprobado. Pero podría ser útil antes de recurrir a la inducción médica.
¿Funciona? La liberación de las prostaglandinas puede desencadenar el parto en 48 horas, sobre todo si el cuello esta ya maduro. ¡Ojo! Esta maniobra debe ser realizada con el consentimiento de la madre!
Extraído de: https://partoactivoblog.wordpress.com/2016/01/15/guia-completa-de-la-induccion-con-metodos-naturales/
 
SÍGUENOS EN FACEBOOK PARA LEER MÁS TIPS! @danataleducacion
¿ Cómo hacer de una cesárea una experiencia humanizada y tranquila?

¿ Cómo hacer de una cesárea una experiencia humanizada y tranquila?

Una mamá puede encontrarse frente a una cesárea, incluso si no lo tenía planeado. Una cesárea puede ocurrir por una variedad de razones, y en algún momento al final del embarazo, antes o durante la labor del parto, tu pareja, tu y los proveedores de salud podrían decidir que es la opción más segura para el nacimiento del bebé o para ti.

Como educadoras prenatales promovemos que las futuras mamás siempre incluyan en sus planes de parto la posibilidad de una cesárea, aún si están convencidas de que es muy poco probable que esto ocurra. En México los índices de cesárea son muy altos, y tener una listilla con algunos deseos para la cesárea es una manera más de hacer honor la nacimiento del bebé, y es ademas un gran paso para hacer de una cesárea una experiencia positiva.

Aquí les compartimos algunos buenos tips que a su vez comparte la educadora perinatal Lamaze, Sharon Muza, en el sitio Giving Birth with Confidence.
Platícalos con anticipación con tu proveedor de salud y averigua qué cosas van a ser posibles según las circunstancias y el lugar en donde el nacimiento se llevará a cabo.

1. Si sabes que te harán una cesárea sin oportunidad de iniciar la labor de parto, pregunta a tu médico si existe algún riesgo al permitir que sea el bebé quien decida su fecha de nacimiento. Esperar a que las contracciones inicien para ir al hospital beneficia a tu cuerpo, a tu bebé y a tus futuros partos; por supuesto que hay algunos casos en los que esperar no es posible, por ejemplo la patenta previa, que es cuando la placenta está obstruyendo el cuello uterino.

2. Si se tomó la decisión de hacer una cesárea, y el tiempo lo permite, tómate unos minutos para hablar con tu bebé. Cuéntale lo que ocurre y dile que muy pronto estará entre tus brazos.

3. Entra caminando a la sala de operación si es posible. Entrar por tus propios medios te empodera, aunque esto no será posible en algunas circunstancias y si te aplicaron antes una epidural.

4. Pide, si es posible, que haya dos personas de apoyo en el quirófano. Una puede ser tu pareja y la otra tu dobla, un familiar o una amiga. Es bueno que haya dos personas, para que sigas teniendo apoyo mientras tu pareja va a saludar al bebé mientras lo pesan. Si el bebé tiene que ir a recibir cuidados especiales, tu pareja podrá acompañarlo sin miedo a dejarte sola.

5. Pregunta si puedes llevar música al quirófano. Una bocinita con sonido suave cerca de tu cabeza podrá hacer que te sientas más relajada y motivada.

6. Pide que el personal de salud se tome, si es posible, unos minutos antes de operar para presentarse contigo. Dentro de un quirófano normalmente hay más gente de la que la mamá espera, y todos disfrazados con sus trajes y sus cubre-bocas. Un simple: «hola, soy María y soy la pediatra que va a recibir a tu bebé» puede hacer de la experiencia algo menos impersonal.

7. Si no quisiste saber el sexo de tu bebé para descubrirlo en el nacimiento, pide al personal de salud que no anuncien si es niño o niña al nacer. Pide que los dejen, a ti y a tu pareja, descubrir qué es.

8. Pregunta si es posible retrasar un poquito, aunque sea unos segundos, el corte del cordón. Esto trae beneficios al bebé.

9. Algunas personas se sientes con náusea durante una cirugía. Esto puede deberse a los nervios, al procedimiento o a los olores no familiares. Pide llevar una bolita de algodón con esencia de menta para oler. Con esto podrías evitar algún medicamento que te provoque sueño.

10. Habla con tu bebé cuando nazca. Pregúntale a tu pareja cómo está el bebé, y cómo es. Haz que tu bebé pueda escuchar tu voz y que su transición del útero a la vida afuera sea más suave. Cuando te traigan al bebé háblenle y cántenle la canción que le cantaban cuando estaba en la pancita.

11. Pregunta cuáles procedimientos pueden dejarse para después, y que tu bebé pueda estar contigo y ofrecerle el pecho. En algunas circunstancias pesar, medir y poner vitamina K al bebé no es urgente y puede esperar para un poco después.

12. Pregunta si es posible el contacto piel con piel con bebé mientras te cierran la incisión. Esto hay que preparase con anticipación; tu bata está un poquito retirada de tu pecho y hay cerca una sabatina tibia para taparlos a los dos. Alguien está también al pendiente de sostener al bebé, por seguridad. Si te sientes incómoda para hacer esto en el quirófano, otra opción es que tu pareja tenga puesta una camiseta que se abre por delante, y sea él quien se coloque al bebé en el pecho un ratito.

13. Cuando vuelvas al cuarto y puedas estar con tu bebé, trata de aprovechar al máximo este tiempo a solas, que es invariable. Abrázalo, acarícialo e intenta amamantar. Pide a las visitas que esperen un poco para verte a ti y al bebé. Con menos distracciones ayudarás que tu cuerpo y el bebé se conecten y vinculen.

Un nacimiento por cesárea, planeado o no, ofrece muchos retos a la madre y al bebé. Es importante prepararse con anticipación ante la posibilidad, e incluirla en tu plan de nacimiento y con tus propios términos. Háblalo con tus proveedores de salud, una cesárea también puede ser una experiencia maravillosa.

¿Qué hacer si se te rompió la fuente antes de sentir contracciones?

¿Qué hacer si se te rompió la fuente antes de sentir contracciones?

Algunas veces la fuente (bolsa amniótica) se rompe en casa, antes de de que la mujer comience con las sensaciones de trabajo de parto. ¡MANTÉN LA CALMA! LA MAYORÍA DE LAS VECES NO ES NECESARIO CORRER AL HOSPITAL.

Antes que nada es muy importante llamar a tu médico y avisarle de lo ocurrido, así como escuchar sus instrucciones y llevarlas a cabo. En algunos casos, el médico te aconsejará quedarte en casa hasta que inicien las contracciones. Si notas que el líquido no es claro y mas bien tiene un color verdoso, coméntaselo también a tu proveedor de salud; seguramente es meconio (no siempre es peligroso, pero hay que estar alertas).

La partera canadiense Gloria Lemay comparte estas sencillas instrucciones mientras se aguarda en casa, para prevenir una infección que pudiera poner en riesgo a la mamá y/o al bebé. ¡De cualquier manera estos consejos no sustituyen las indicaciones de tu médico! Recuerda que cada caso es diferente y cada profesional cuenta con sus propios protocolos para manejo de rompimiento espontáneo de fuente.

Sabrás que se te rompió la fuente si ves que mojas tu ropa interior, pantalones, o ropa de cama con líquido claro y abundante, sin olor. También puede presentarse un goteo constante, y que no cesa.

1. Toma muchos líquidos, mínimo 8 vasos de agua durante el día. Agua purificada con limón estará muy bien.

2. Que nada entre en tu vagina. No dedos, no tampones, ningún contacto oral o genital, no albercas, no agua de la tina, no relaciones sexuales, nada!

3. Utiliza un vestido ligero sin pantaleta

4. Si estás goteando y necesitas algo para sentarte, utiliza toallas limpias y secadas al calor

5. Tómate la temperatura cada 4 horas mientras estás despierta. Lo normal es tener entre 35.5 a 37.3 grados. Si la temperatura es más elevada, toma un vaso de agua. Si la temperatura no baja, llama a tu médico. Podría ser señal de infección.

6. Toma 250mg de Vitamina C cada 3 horas mientras estás despierta. Come naranjas, kiwi, uvas..

7. No baños en tina. utiliza la regadera

8. Consume alimentos que no estriñan y fáciles de digerir. Evita la comida con glutamato o nitratos, como la pizza, la comida china o las carnes frías. Esta comida puede hacerte vomitar en el proceso del parto.

9. Sé meticulosa a la hora de ir al baño. Límpiate de adelante a atrás, mantén tu vagina muy limpia y lávate las manos con cuidado cada vez

l0. Si el líquido amniótico tiene color verdoso o café (meconio) o tiene un olor desagradable, llama inmediatamente a tu médico

11. Mantente al tanto de los movimientos de tu bebé y avisa a tu médico de inmediato si notas que los movimientos de tu bebé tienen alteraciones con respecto a sus patrones normales

Parte de esta información fue extraída de : http://wisewomanwayofbirth.com/membrane-release-before-birth-sensations-…

Depresión Postparto VS el «Baby Blues»

Depresión Postparto VS el «Baby Blues»

Si, la Depresión Postparto puede ser común pero NO ES NORMAL.
 
No es normal que una mujer sufra cuando se convierte en madre. No es normal que se sienta ansiosa la mayoría del tiempo, ni que se sienta abrumada casi todos los días y noches… no es normal que se sienta atrapada, sumida en la incertidumbre y en la desesperación. No hay duda de que la nueva maternidad suele ser abrumadora, ¡y claro que nos da miedo!! ¡a la mayoría de nosotras!, pero cuando estos sentimientos son los que predominan, cuando hay más de ésto que sentimientos de bienestar, entonces algo más está sucediendo.
 
Es realmente increible que los médicos y la gente en general siga diciendo que el estrés intenso es una parte normal de ser nueva mamá. Me entristece cuando las mamás dicen que no pidieron ayuda en su depresión postparto porque asumieron que esto era parte inseparable de la maternidad, y pensaron que se acostumbrarían y que las sensaciones desaparecerían pos sí solas al paso del tiempo. Y sí, me pongo furiosa cuando leo artículos y publicaciones en blogs que asumen que la depresión postparto se debe a que la nueva mamá se resiste a aceptar todos los cambios que conlleva la maternidad. Esto NO ES LA REALIDAD.
 
Aqui que les comparto un sencillo recordatorio, y quizás hasta puede servir de guía, para saber cual es la diferencia entre la depresión postparto y un «periodo de adaptación normal» en el postparto. Es muy importante que la madre y su familia sepan detectar cuando se necesita apoyo externo.
 
PERIODO DE ADAPTACIÓN «NORMAL» EN EL POSTPARTO
 
1) Algunas veces sientes ansiedad o te sientes abrumada, pero cuando recibes palabras de aliento sientes seguridad y confianza otra vez
 
2) Sí, puedes tener algunas fantasías «escapistas»… algunas veces, cuando la maternidad te presenta grandes retos, tienes ganas de correr lejos y nunca volver. Pero cuando tu bebé está calmado y sonriente, cuando estás descansada y te sientes escuchada, entonces estas fantasías desaparecen y sólo quieres estar junto a tu bebé
 
3) Te llegan de manera esporádica temores acerca de que tu bebé está siendo lastimado o de que algo pueda hacerle daño, pero estos temores van desapareciendo conforme te vas sintiendo más cómoda y segura en tu maternidad
 
4) Te sientes desvelada y cansada por el cuidado que hay que brindar al bebé en la noche, pero logras descansar y dormir cuando tu bebé se duerme o cuando alguien te ayuda a cuidarlo
 
5) Sientes algunas frustraciones con respecto a tu pareja, probablemente él no esté actuando como esperabas con respecto al cuidado del bebé; puede que sientas también algo de frustración con respecto a sus roles, él puede ir a trabajar y «hacer su vida» mientras tu te quedas en casa cuidando al bebé… Sin embargo, puedes mantener la perspectiva, tienes la habilidad de comunicar tus necesidades y te sientes aliviada cuando recibes ayuda y comprensión
 
6) Puede ser que también tengas momentos de tristeza o decepción con respecto a tus padres y la manera en que ellos te criaron, pero mantienes la habilidad de mantener la perspectiva y separar esos sentimientos de tu propia relación con tu bebé
 
7) Puedes tener sentimientos de soledad causados por todo el tiempo que pasas con tu recién nacido, pero también tienes el deseo y la motivación de conectarte con otras personas
 
8) Sientes la incertidumbre normal que se siente cuando uno adquiere un trabajo tan importante como cuidar y maternar a un bebé, pero vas construyendo confianza conforme pasa el tiempo
 
9) Te preocupa que otros no puedan cuidar de tu bebé así como tu lo haces, pero de todos modos eres capaz de tomarte algunos descansos y aceptar ayuda
 
10) Es normal que al principio te saltes algunas comidas por la logística que implica cuidar a un recién nacido
 
11) Puede que de manera temporal sientas algún dolor o incomodidad en el cuerpo como secuela del parto o cesárea, o la lactancia
 
12) Te preocupa que tu bebé no esté comiendo lo suficiente, pero esta preocupación va desapareciendo cuando notas que incrementa tu experiencia y tu bebé está saludable
 
13) Te das cuenta de que la maternidad tiene muchos retos, pero al mismo tiempo crees que con el tiempo esto será un poco más fácil
 
14) Mientras más duermes, mejor te vas sintiendo y sientes más energía
 
15) Te sientes vulnerable en algunos momentos, pero eso no altera lo que piensas de ti misma
 
DIFICULTADES EN EL POSTPARTO QUE REQUIEREN APOYO EXTERNO
 
1) Te sientes ansiosa y abrumada casi todo el tiempo, y realmente nada te sirve para darte confianza y seguridad
 
2) Tienes pensamientos repetitivos e intrusivos de que algo o tu misma puedes hacer daño a tu bebé, y esto además impacta tu capacidad para cuidarlo
 
3) Algunas veces tienes pensamientos de hacerte daño
 
4) El arrepentimiento de haberte vuelto mamá no desaparece
 
5) No puedes dormir por las noches debido a incesantes pensamientos que vienen a tu cabeza
 
6) Tienes una intensa fatiga que no desaparece ni con las horas de sueño recuperado, o sientes ganas de quedarte todo el día en la cama, todos los días
 
7) No sientes apetito, o al contrario, quieres comer todo el día aunque estés satisfecha
 
8) El cuerpo duele sin causa aparente
 
9) Tienes sentimientos de ira intensa hacia tu pareja y los demás, casi todo el tiempo
 
10) De manera frecuente llegan a ti recuerdos de tu propia infancia que te causan mucho estrés, ansiedad o tristeza
 
11) Te sientes sola y aislada, pero también apartas de ti a quienes quieren ayudarte, no tienes deseos de conectarte con otros
 
12) Sientes de manera persistente que no eres una buena madre, que no haces cosas que las «buenas mamás» deberían estar haciendo, incluso si otras personas te aseguran lo contrario
 
13) No puedes tolerar que otros cuiden a tu bebé y mucho miedo e inhabilidad para soltar todo este control
 
14) Sientes constantemente que no vas a salir del «agujero», que esto será para siempre
 
15) Tienes momentos de euforia, un gran aumento de energía aunque no hayas dormido, algunas veces acompañado de ver o escuchar cosas que no existen realmente
 
16) Un constante sentimiento de no ser tu misma
 
17) Cualquier sentimiento que te hace sentir incómoda y vulnerable por más de tres semanas después del parto, sobre todo si interfiere con tus capacidades de satisfacer tus propias necesidades y vivir tu vida como te gustaría.
 
Por favor acuérdense mamás, volverse mamá es una etapa que está llena de retos para todas nosotras, pero no debería de ser constantemente estresante y mucho menos miserable. Y si no sabes si lo que sientes es normal, pregúntate si es normal para ti todo esto cuando estás bien. Si no, busca ayuda. No tienes por qué quedarte en el sufrimiento.
 
Se calcula que 3 de cada 10 nuevas mamás sufren de depresión o ansiedad en el embarazo y/o postparto, que puede y debe ser tratada por un profesional. Si estás teniendo dificultades emocionales antes o después de tener a tu bebé y requieres de ayuda externa, escríbeme a mi correo personal: efeschefer@gmail.com Tu correo será tratado con absoluta confidencialidad. Puedo brindarte información, apoyo y recursos para manejar la situación. ¡Rompamos el silencio! ¡Pide ayuda si crees que la necesitas!
 
MA Fabiola Villa Schefer
 
Fuente de apoyo: Postpartum Progress
Imagen de Baby Blues Comic Strip (Official)
Masaje Perineal Preparto

Masaje Perineal Preparto

A la hora de preparar el parto, es importante que podamos preparar nuestro cuerpo para que sea más fácil el proceso.
 
La zona perineal es donde se encuentran ubicados el ano y los órganos genitales externos. De tal forma, el masaje perineal es una técnica reconocida clínicamente que prepara los tejidos de la zona del perineo para que sea más sencilla su relajación durante el momento del parto.
 
Además, no solo facilitamos el proceso, sino que también reducimos el riesgo de sufrir desgarros y episiotomías. En la última etapa del embarazo es aconsejable realizar ejercicios globales como andar o dar un paseo, junto con otros específicos que ofrezcan conservar la movilidad pélvica.
 
De cara al suelo pélvico, no se trata de fortalecer sino que conviene conseguir ganar elasticidad para facilitar el parto. Por eso, ejercicios como hacer sentadillas o estiramientos serán de gran ayuda. Además, añadiendo pautas de masaje perineal conseguimos favorecer el futuro parto.
¿QUÉ RECOMENDACIONES DEBO TOMAR?
1º-Es recomendable empezar a practicar el masaje a partir de la semana 32-34 de embarazo.
2º-Utiliza aceites y pomadas para la preparación del masaje. Recomendamos el de Rosa Mosqueta o Almendras
3º-Se debe realizar con las manos limpias, uñas cortas y después de una rápida higiene personal para evitar infecciones.
4º-Utiliza un paño templado o realiza los ejercicios después de una ducha caliente. Así, tu cuerpo estará más relajado para ejercitar.
5º-Mantén una posición cómoda. Por ejemplo, puedes tumbarte boca arriba sobre la cama, con las rodillas dobladas y las piernas separadas. Otra buena postura es sentada y con la espalda apoyada contra la pared. Si es necesario, usa almohadas.
6º-Si sigues una rutina de 15 minutos de preparación de suelo pélvico, estás disminuyendo no sólo la probabilidad de desgarros, sino que estás aprendiendo a controlar mejor esta musculatura tan desconocida, lo que te ayuda a gestionar mejor el pujo y ha demostrado se reducía el tiempo del parto en el expulsivo.
CÓMO REALIZAR EL MASAJE
-Aplica aceite o pomada en tus dedos y extiéndelo con un suave movimiento alrededor del exterior de la vagina. Masajea el área realizando movimiento circulares, lo cual activará la circulación sanguínea de los tejidos.
 
-Introduce los pulgares en la vagina y estírala suavemente hacia abajo durante 2-3 minutos. Ejerce una leve presión y repite el ejercicio de forma continua. Así, el perineo se irá acostumbrando al estiramiento que soportará durante el parto.
 
-Para finalizar el masaje, vuelve a masajear la zona exterior de la vagina para relajar los músculos y volver al estado de reposo.
 
Por último, si notas que no tienes suficiente agilidad, puedes pedirle a tu pareja que te aplique el masaje (en este caso no tiene porque usar los pulgares, sino que los índices puede hacerlo facilmente).
 
Como con cualquier masaje, no tiene que ser doloroso, sino que tienes que notar que te alivia. Si tuvieras molestías acude a un profesional especializado.
 
Para completar tus conocimientos acerca del masaje perineal, te recomendamos el siguiente vídeo con distintas técnicas: