Alternativas naturales para inducir el trabajo de parto

*No todas estas técnicas están comprobadas científicamente. Este mailing es únicamente informativo, y es muy importante que consultes con tu doctor antes de tomar cualquier acción o decisión

Te estas acercando a la fecha probable del parto o puede que la hayas pasado ya. Has terminado el curso de preparación al parto hace tiempo; has planchado toda la ropa del bebé y te encuentras abriendo su cajón cada momento por si te inspiras;  has limpiado la casa y has cambiado la posición del sofá 5 veces para ver que estaba mejor como antes; has congelado mucha comida por si pasa una legión por tu casa  y ya no sabes que más hacer..  Y lo peor es que la gente (incluso la que no conoces tanto) te dice repetitivamente: ¿pero no has tenido a tu bebé todavía?

¿Te suena?

Empezamos con los métodos que perecen ser los más eficaces:

  • Relajarse– lo primero y lo más importante. Tiene mucho sentido- Queremos mantener niveles bajos de adrenalina  y altos de oxitocina y las técnicas de relajación y meditación pueden ayudar. La respiración abdominal juega un papel importante en la relajación.
    • ¿Funciona? Más de lo que parece. pero si no te ha funcionado para la inducción, no pasa nada, la relajación tiene muchas ventajas.
    • ¿Es seguro? totalmente
    • ¿Cómo y cuándo? Cuando y cuanto quieras. Existen muchos métodos desde un simple baño caliente hasta la hipnosis. Lo suyo sería practicarlo durante el embarazo con alguien que te guíe.
  • Infusión con hojas de frambuesa– la frambuesa es uterotónica, quiere decir que aumenta el tono muscular de úterorefresco-hojas-frambuesa-embarazo-500x356
    • ¿Cómo y cuánto? Janet Balaskas en su libro ¨Parto Activo¨ recomienda beber unos 3 vasos de infusión diarias durante las últimas semanas del embarazo.
    • ¿Es seguro? Sí. Si se toma a partir de las 36 semanas.
    • ¿Funciona? Pues en realidad la frambuesa no sirve para inducir el parto directamente, sino para conseguir que las contracciones sean mas armónicas y con un ritmo estable para facilitar el parto.
  • La actividad física como andar, nadar o yoga- El movimiento genera movimiento. Ojalá fuera una frase mía pero Einstein lo dijo primero. Y si lo dice él, será verdad. Caminar utiliza la gravedad para ayudar a que el bebé se coloque en la posición idonea para el parto.
    • ¿Es seguro? Sí. Pero si tienes la bolsa rota, no te metas en la piscina pública para inducir las contracciones. Ya, ya sé que no lo ibas a hacer.
  • El sexo, o mejor aún- ¡tener orgasmos!- Este es el metodo mas divertido de todos. Actúa por varios medios: la actividad sexual puede estimular al utero y generar contracciones; hacer el amor libera grandes cantidades de la hormona del amor- la oxitocina;  y el semen contiene prostaglandinas que relajan los tejidos, entre ellos el cuello del utero.
  • ¿Cómo y cuánto? A esta altura el sexo es mas fácil decir que hacer… pero con un poco de creatividad y un camisón sexy (¡pero si no nos queda ninguno!) se puede echar un buen rato en pareja, o sola que tambien vale.
  • ¿Es seguro? Si. Pero no si tienes la bolsa rota o sangras.
  • ¿Funciona?- evidencia científica no tiene.  ¡¿pero para que la queremos?!
  • Estimular los pezones – La estimulación del pecho libera oxitocina (necesaria no solo para el parto sino para la secreción de la leche materna también.)
    •  ¿Funciona? ¡Sí! Por fin algo comprobado científicamente para la inducción.Se ha relacionado con el inicio del parto espontáneo en 72 horas.
    • ¿Es seguro? Sí. Ademas se ha demostrado que esta relacionado con menor incidencia de hemorragia postparto. curioso, ¿no? Hay que decir que no se ha comprobado la seguridad que tiene en mujeres de alto riesgo.
  • Acupuntura– Esa técnica de la medicina china tradicional se cree que funciona por varias vías red actuación: la estimulación del útero,  los cambios hormonales y  la regulación del sistema nervioso.
    • ¿Es seguro? Los pocos estudios que hay indican que es una técnica segura. No tiene efectos teratogénicos y con raros efectos adversos o complicaciones. Aún así durante el embarazo hay que practicarlo con cautela y evitar la acupuntura en el primer trimestre.
    • ¿Funciona? No existe suficiente evidencia científica pero se trata de cientos de años de experiencia de acupuntura en embarazadas y parturientas.
    • ¿Cuándo y cómo? Se debe acudir a un profesional con experiencia en acupuntura para las embarazadas. Son necesarias normalmente dos o tres sesiones con diferentes intervalos en función de las semanas de gestación en las que nos encontramos. El parto se iniciará en 24-72 horas normalmente.
  • Homeopatía– La homeopatía implica el uso de sustancias muy diluidas que provocarían síntomas en su forma no diluida.
    • ¿Funciona? No esta científicamente demostrado pero se utiliza desde hace años y con buenos resultados y satisfacción de las usuarias.
    • ¿Qué y cómo? Lo mas utilizado para este próposito es el Caulophyllum. Hay diferentes pautas de la dosis que podrían ser recomendadas para el parto.  Lo suyo sería consultar un homeópata profesional para personalizar el tratamiento.
  • Stripping o maniobra de Hamilton– No diría que es de una técnica natural. Se trata de un despegamiento de las membranas del cuello uterino con el tacto vaginal que hace el ginecólogo o la partera. Esta técnica causa con frecuencia malestar o dolor, sangrado y contracciones irregulares. Haciéndola de forma rutinaria a partir de la semana 38 acorta la duracion del embarazo, pero no aporta ningún beneficio comprobado. Pero podría ser útil antes de recurrir a la inducción médica.
    • ¿Funciona? La liberación de las prostaglandinas puede desencadenar el parto en 48 horas, sobre todo si el cuello esta ya maduro. ¡Ojo! Esta maniobra debe ser realizada con el consentimiento de la madre!

Extraído de: https://partoactivoblog.wordpress.com/2016/01/15/guia-completa-de-la-induccion-con-metodos-naturales/

Conociendo la maternidad

A eso de los 20 días que tuve a Ananda, comencé a sentir una necesidad de compartir mis ideas con respecto a mi muy novata maternidad. Tenía flashazos del parto, de mi panza de embarazada, de los primeros días de cuando me enteré que la llevaba dentro…en fin, creo que podría considerarse que tuve los “Baby Blues” famosos muy a mi estilo: una forma de melancolía y alta sensibilidad, mezclada con felicidad suprema y ese justo es el significado en sánscrito de mi hija: ANANDA.

Ananda llegó un lunes 29 de junio, pero se comenzó a anunciar desde las 12 de la media noche cuando mi fuente se rompió. Desde aquí que uno se da cuenta como el cuerpo de cada mujer reacciona a su forma; cada bebé nace como quiere y debe nacer, a su tiempo y a su forma.

Después de 7 horas de muy ligeras contracciones, lo que se podría llamar una fase temprana tranquila, comenzaron las verdaderas contracciones que me llevaron al hospital a las 7 de la mañana. Salí de mi casa ya dobladilla de dolor, con unos cólicos incesantes y nervio y emoción al por mayor. Me despedí de mis papás, quienes son parte de mi tribu y vinieron desde Mexicali a acompañarme: Miguel y Paty.

Mi papá se lanzó minutos antes por un café a la tienda para mi esposo Leo y mi mamá nos entregó una lonchera con manzanas, sueros y nueces. Me sentí como cuando iba a un día de campamento, pero en esta ocasión íbamos mi esposo y yo a un hospital a tener a nuestro bebé durante una pandemia llamada COVID-19, y en aquél momento desconocíamos si sería niño o niña: Lucas o Ananda, nuestro bebé sorpresa.

Mi trabajo de parto duró 12 horas, desde el inicio de las contracciones importantes hasta el momento en que mi pequeña guerrera se aventó por el canal como un petardito, decidida a salir al mundo.

Me encantó la idea de tener un parto humanizado, un parto en agua, con un equipo que no cambiaría por nada del mundo; comenzando por mi esposo, quien fue el mejor compañero, si no hubiera estado él presente, nada hubiese sido igual. Mi compañero de vida sin duda alguna y ahora el mejor ser de este planeta para llamar “padre de mi hija”.

Mi doula, la “Mary Poppins” así la llamo yo…quien llegó con su maletita a ayudarme a controlar el dolor pero también a llevarme a lugares que no quería ir, a sensaciones que quería evitar, pero que gracias a su guía logré dilatar más fácilmente y mi parto no se alentó.

Mi doctor, quien por 9 meses se mostró confiado, amigo, consejero, y fue el mejor director de la orquesta esa tarde, con direcciones precisas de cómo respirar, cuándo pujar, cuándo no.

Mis maestros de yoga y cursos psicoprofilácticos: herramientas que hicieron de mi embarazo y post-parto algo único y especial, estar informada y en forma física fueron mis mejores aliados.

Me encantaría platicar de las enfermeras, pediatra, amigos con mensajes a distancia, familia…de todos, porque para mí, todos representaron ángeles a nuestro alrededor y sus bendiciones y oraciones se hicieron notar en cada minuto de mi parto.

Mi nena nació a las 5:09 de la tarde, sentir como sale de tu cuerpo un ser y tienes la capacidad de percibir la silueta marcarse por el canal de parto es algo inexplicable, ese anillo de fuego del cual hablan en la coronación cuando sale la cabeza y del cual tenía tanto miedo, al final no fue tan protagonista.  El hecho de que salga de tí y salga bien, la sincronía de trabajar en equipo, es algo maravilloso. Aunque debo decir que en algún punto si pensé en querer parar, en ya no seguir sintiendo esa sensación incesante de pujo que cansa, marea, hasta da ganas de vomitar. Pero ahí es justo donde reconoces la labor de tu equipo, todos guiándote, diciendo palabras de aliento y porras para finalizar el cometido.

Nació Ananda, cuando me la enseñan lo primero que veo es su cordón umbilical, y me dirán que es imposible pero entre mi trauma, shock y emoción lo confundí con el pene de un niño, y entonces sí… ¡Grité ¡es un niño, ES LUCAS! Y entonces mi doctor cuestionó: ¿Segura, Belén? Y fue ahí cuando mi esposo, quien se encontraba atrás de mí en la tina durante toda la fase de expulsión me rectificó: ES NIÑA, ES ANANDA!!!

Entre risas y llanto, mucha felicidad, felicidad suprema la recibimos y nos la pegamos al cuerpo, llena de su betún, el vernix en su cuerpecito y unos ojos abiertos gritando vida.

Ahí nos dimos cuenta que no había vuelta atrás.

Cada día ha tenido un sabor distinto; de noches desveladas, de encontrarle la razón del llanto, de conocer sus gestos, de entender sus formas ante un mundo que desconoce completamente, pues estando en mi panza no necesitó nada, y ahora lo necesita todo y sin poder pedirlo con palabras.

Mi cuerpo reacomodándose, mi mente ajustándose a ser madre.

Entender aquello que te dicen: tu tiempo ya no será tu tiempo, será el de tu hija y estar bien con ello, aceptarlo. Tus ciclos de sueño perturbados a más no poder y el famoso: “No volverás a dormir igual” pero tus grados de oxitocina en el cuerpo ayudando a mantenerte al alba y energética.

Las primeras 3 semanas de vida de Ananda yo las viví como un sueño, viendo a una nena que miraba fijamente mi rostro al comer; que se entregaba de lleno a mi pecho y que hacía y sigue haciendo los ruidos más tiernos que han escuchado mis oídos. No entendía cómo un ser podía sentirse tan protegido cerca de mí, comiendo de mí, oliéndome como animalito, y estos días comprender que será pasajero y que lo mejor que puedo hacer es disfrutar cada mili segundo de su cercanía.

Intentaba acomodar aquellas cosas que te van compartiendo tus amistades, o los consejos que te da la familia; pero lo cierto es que cada niño es distinto y el instinto de madre es canijo.

Para mí, la presencia de mis papás y mi esposo: mi tribu por elección, asesora de lactancia y amigas expertas en temas perinatales fueron esenciales.

Agradezco en el alma, con todo mi ser y corazón haber contado con ellos. Mis mil dudas se fueron reduciendo poco a poco y aprendí a dejarme llevar y confiar en escuchar a Ananda y sus necesidades.

Mi esposo y yo fuimos 2 por muchos años y ahora somos 3 y ese pequeño bodoque de amor toma lugar principal para ambos, y está bien… el aprender a ser 3 llevará su tiempo pero su amor incondicional por nosotras y su entrega a su hija es lo más hermoso que he conocido de él.

Con respecto al gran tema de LACTANCIA: es algo maravilloso, intenso, retador al inicio, doloroso sí… pero cuando te das cuenta de que eres un mamífero y tu bebé también lo es, todo cobra sentido.

Darte cuenta que eres un instrumento de alimento y por meses escurres leche, manchas todo: ropa, cama, casa entera!

Literal a través de ti corre lo que come tu hija y ese alimento le dará muchos beneficios a futuro, además de crear un vínculo indescriptible, el APEGO SEGURO, aquello que le proporcionamos a nuestros hijos desde que tenemos idea de concebir.

Doy gracias por haber podido dar vida, porque Ananda nos eligió como sus padres.

Por la aventura que recién comenzamos y durará la vida entera, gracias a Dios, al universo, a nuestras semillas.

Por María Belén

Yoga Prenatal en línea

Danatal ofrece un fabuloso programa ONLINE de Yoga Prenatal y acondicionamiento físico para el segundo y tercer trimestre del embarazo

Este increíble programa está especialmente diseñado para las mujeres que se encuentran en periodo de gestación y desean mantenerse flexibles, saludables y en movimiento. ¡Tenemos más de una década de experiencia acompañando a mujeres gestantes en este hermoso camino de re-descubrir su cuerpo y ponerse en profundo contacto con sus sensaciones y su bebé!

Las clases son en vivo por la plataforma digital zoom en donde las Instructoras te acompañarán para tener una práctica segura y beneficiosa desde la comodidad de tu hogar. ¡No necesitas tener experiencia previa! Los ejercicios son suaves y aptos para principiantes y embarazos saludables.

Haz click aquí para ingresar a una clase de prueba

Las mujeres que practican Yoga de manera regular durante el embarazo, consiguen los siguientes beneficios:

  • Mejor circulación sanguínea y menos hinchazón en extremidades
  • Músculos fuertes y largos, menos dolores lumbares y pélvicos
  • Piso pélvico suficientemente fuerte para cargar al bebé y suficientemente laxo para un parto más sencillo
  • Un estado de relajación más prolongado, menos ansiedad y un profundo contacto con su bebé
  • Más posibilidades de tener un parto vaginal, menos percepción del dolor durante el parto y probablemente un expulsivo más corto
  • Sentirse más vitales durante el día y dormir mejor durante la noche
  • Mejores probabilidades de un óptimo posicionamiento fetal para un parto mas saludable y sencillo
¡Regálate un momento y un espacio para ponerte en profundo contacto con tu cuerpo y tu bebé!

Horarios de las clases en vivo: (Busca equivalencia de tu zona horaria aqui. Tenemos horario GMT-5 Centro de México)

Lunes y miércoles 19:00 a 20:00 hrs GMT-5

(las clases quedan grabadas 7 días)

Martes y Jueves 10:00 a 11:00 hrs GMT-5

(las clases quedan grabadas 7 días)

Costos:

$599 MXN un mes clases ilimitadas, el corte es cada día 30

$36 USD fuera del país

El pago se realiza por transferencia bancaria en el interior de México y vía Paypal fuera del país. Envíanos un mensaje o escríbenos a info@danatal.com para enviarte los datos bancarios o la liga de Paypal.me y mándanos el comprobante a vuelta de mensaje.

Se te agregará a un grupo de Whatsapp en donde compartiremos la liga de invitación a cada clase unos minutos antes del inicio de la misma.

Descarga aquí documentos importantes para una práctica Segura y confortable y para aprovechar al máximo tus clases en línea:

En este video Diana nos explica qué necesitaremos para tomar las clases de Yoga Prenatal desde casa:

Curso Prenatal (Psicoprofiláctico) en línea

Debido a la contingencia por COVID19, nuestras actividades este verano se llevarán a cabo exclusivamente por la vía virtual.

Este formato increible permite a las mamás y papás recibir muchísima información y apoyo desde la comodidad y seguridad de sus hogares. A raíz de esta contingencia sanitaria, descubrimos que el formato digital permite un contacto cercano entre las instructoras y los participantes, acompañamiento continuo y mucho aprendizaje dinámico y diversión. En seguida te presentamos todos los detalles del Curso Prenatal en línea: Preparación para el Nacimiento, la Lactancia y los Primeros pasitos de la Crianza

El curso consiste en 6 sesiones en vivo una vez a la semana, mas 5 videos pregrabados que se ofrecerán una vez por semana con material adicional para su aprendizaje.

Haz click en este enlace para conocer el contenido temático: http://www.danatal.com/site/2020/05/11/curso-en-linea-contenido-tematico/

Los objetivos de este curso son:

  • Que los futuros mamá y papá obtengan información clara, basada en la evidencia científica, para tomar las decisiones que mejor les funcionen para vivir una experiencia de nacimiento saludable, segura y plena

  • Que el futuro papá o el acompañante de la mujer embarazada conozca las herramientas más importantes para apoyar a la gestarte durante el embarazo, el parto y el postparto, y puedan lograr una conexión mas cercana e íntima en esta etapa

  • Que mamá y papá pasen momentos memorables, que se traduzcan además en conocimiento sustancioso que los llevará a enfrentar este maravilloso reto con mucha más calma y tranquilidad.

  • Conocer a otras mamás y papás y formar una increíble comunidad virtual con personas que atraviesan procesos similares al nuestro con quienes podremos formar una gran red de apoyo.

  • Invertir en las cosas más valiosas en el mundo actual, sobre todo en el mundo de la maternidad y paternidad: Educación, Salud y Comunidad

Haz click en este enlace para conocer costos y próxima fecha de inicio: http://www.danatal.com/site/2020/05/11/boletin-curso-prenatal-costos-y-horarios/

Haz click en este enlace para conocer testimonios de mujeres y parejas que han tomado su curso Prenatal con nosotros: https://www.facebook.com/pg/danataleducacion/reviews/?ref=page_internal

Para inscribirte escríbenos un correo a info@danatal.com o mándanos un whatsApp en este enlace: https://wa.link/2gg6jt

Alternativas naturales para molestias comunes del embarazo (consulta a tu médico)

Alternativas naturales para molestias comunes del embarazo (consulta a tu médico)

NÁUSEA: Prevenir

  • Hay una conexión entre la náusea en el primer trimestre del embarazo el bajo nivel de azúcar en la sangre. Mantén equilibrados tus niveles de azúcar haciendo comidas pequeñas y frecuentes, y comiendo snacks ricos en proteína como arroz negro, tofu o un puñito de nueces antes de dormir.
  • La constante actividad hormonal de la mujer embarazada puede ocasionar cierta química en el cuerpo que causa náusea. Camina un kilómetro y medio cada día para prevenir esto
  • Incrementa tu ingesta de Hierro y Vitamina B (B1 y B6 especialmente) por medio de alimentos o suplementos
  • Come galletas crujientes sin sal por la mañana, antes de salir de la cama
  • Toma una taza de té de anis o hinojo al levantarte
  • Disuelve una cuchara de vinagre de manzana en un vaso de agua tibia y bebe esto por la mañana

NÁUSEA: Remedio si ya presentas náusea

  • Abre la ventana, o sal afuera a tomar el aire fresco
  • Toma una o dos tazas de té de hoja de frambuesa todos los días. Chupar cubitos de esta infusión congelada es más efectivo
  • Toma algún remedio homeopático recetado por un profesional: Ipecac 30x, Nux Vomica 6x
  • Tomar infusión de hojas secas de durazno puede ayudar
  • Toma una cucharada grande de té de jengibre cuando la náusea aparezca
  • Disuelve una cucharada de vinagre de manzana en agua tibia y tómala cuando tengas náusea. También busca cápsulas de vinagre de manzana.
  • Para casos crónicos de náusea trata de ponerte en contacto con las emociones que la provocan: ¿Qué diría tu estómago si hablara? ¿Qué no puedes digerir?

VENAS VARICOSAS

  • Acuéstate boca arriba y eleva las piernas por arriba de la cadera. Puedes apoyarte sobre unos cojines
  • Postura de yoga invertidas (parado de manos y hombros, consulta con un especialista)
  • Nadar y caminar son excelentes ejercicios para la digestión y circulación
  • Medias de compresión, eleva las piernas un rato antes de ponerlas
  • Come alimentos ricos en Vitamina A, C, E y complejo B (espinacas, aceite de hígado de bacalao, almendras…)
  • El betabel, rallado o al vapor, ayuda a limpiar el hígado y alivia las hemorroides
  • Evita las especies: curry, pimienta negra y salsas picantes principalmente
  • Para las hemorroides que ya están, aplica bicarbonato de sodio. Arderá un poco al principio, pero después quitará comezón y ardor
  • Para hemorroides toma Hamelis 30x homeopática (consulta a tu médico homeópata)

ESTREÑIMIENTO

  • Evita consumir harina blanca (pizza, pan blanco, babel, galletas) y sustituye por granos enteros
  • Ingiere más alimentos líquidos; sopas, licuados, caldos, jugos, tés herbales o infusiones frutales
  • Consume menos carne roja, sobre todo curada o ahumada. Evita el tocino, jamón, salchicha, pastrami…
  • Ejercicio: camina, nada y haz yoga. Esto es excelente para evitar molestias comunes en el embarazo y sobre todo el estreñimiento.
  • Muy importante: come despacio, y no te levantes de prisa desuñes de comer. Tómate tu tiempo para comer y eliminar los alimentos.
  • Si ya estás estreñida, toma fibra con muchísima agua. Si tomas fibra sin agua puedes causar el estreñimiento.
  • Come ciruelas, higos y miel de maple
  • Los vegetales verdes son laxantes y tienen mucha fibra

PAÑO

  • Utiliza protector solar con vitamina B10 o PABA. Utiliza sombreros para no exponer tu piel al sol.
  • Consume ácido fólico y p-aminobenzoico que encuentras en el germen de trigo, granos enteros, champiñones, hígado, frutas y verdura fresca.

CALAMBRES EN LAS PIERNAS

  • Camina y nada todo lo que puedas
  • Asegúrate de que consumes suficiente calcio y sal
  • Realiza yoga pero ten cuidado de no poner los dedos de tus pies en «punta».
  • Regálate un masaje prenatal completo una vez al mes
  • Eleva las piernas para prevenir calambres
  • Haz algunos desplantes antes de dormir
  • Si te da un calambre en la pierna, extiéndela y apunta e techo con los dedos de tus pies
  • Si tienes un calambre en el pie, ruédalo sobre una botella que esté en el suelo, acostada
  • Utiliza compresas calientes

ACIDEZ

  • Para prevenir, haz comidas ligeras y frecuentes
  • No bebas agua mientras comes. Bebe mucha entre comidas
  • Observa qué alimentos te causan malestar y evítalos en tu dieta. Los alimentos grasosos o picantes generalmente causan problemas
  • El café incrementa la acidez
  • Evita recostarte después de comer
  • Toma té de anís después de comer. Ayuda la digestión
  • Toma un poco de papaya después de la comida
  • Si ya tienes acidez, toma yoghurt o leche para aliviar la molesta producida por sobreproducción de ácidos
  • Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas, y mueve los brazos estirados arriba y abajo como si fueran alas. Haz que las manos se toquen sobre tu cabeza.
  • Carga contigo un puño de almendras. Mastícalas lentamente si tienes agruras

Danatal te sugiere comprar productos y alimentos de calidad durante tu embarazo. Añadimos alguna links como sugerencias para compras en línea. Estos enlaces son afiliados, quiere decir que Danatal recibe una pequeña comisión cuando los productos se compran directamente en ese enlace.

La importancia de la Fase Temprana de Labor

La importancia de la Fase Temprana de Labor

Compartimos este importante texto, que a su vez compartió nuestra colega Doula Mercedes Campliglia, del centro perinatal Experiencia.

Lo compartimos porque creemos, al igual que ella, que la fase temprana de labor de parto es una etapa generalmente desestimada cuando se habla de ella, incluso cuando se experimenta, muchas veces como un proceso «tedioso y cansado» en el que el «avance» del trabajo de parto no es visible y no parece ser muy concreto. Es cuando se pierde la paciencia y muchas cesáreas y/o otras intervenciones ocurren en este periodo, generalmente de manera innecesaria. Comprender a fondo los aspectos físicos y emocionales de la Fase Temprana nos ayudarán a transitarla de con confianza y alegría.

«Cada día estoy más convencida de que la clave para tener nacimientos bellos es esa parte desestimada del camino a la que hemos llamado fase inicial (o temprana) del trabajo de parto. Ese trecho que recorremos en casa sin que nadie nos observe, acompañadas de las personas verdaderamente significativas en nuestra historia. El parto íntimo y sin reflectores, que andamos pasito a pasito entre nuestra cama y nuestra regadera es la verdadera llave que abre las puertas de los nacimientos empoderados de mujeres lobas capaces de tomar su cuerpo y hacer con él el milagro de la vida.

En la mayoría de los casos las mujeres corren asustadas a los hospitales cuando las contracciones empiezan a volverse intensas, corren a entregarle su cuerpo a alguien que pueda encargarse de confirmarles si progresan o no, o darle instrucciones de cómo andar este camino desconocido y desconcertante. Corren hacia allá porque se sienten incapaces de hacer el parto por sí mismas y se sienten incapaces porque las hemos hecho creer que de ninguna manera podían asumir esta tarea.

Algunas mujeres, sin embargo, logran permanecer refugiadas en su cueva esperando a que el proceso madure en su interior, confiando en que no necesitan ser rescatadas de sus sombras, que pueden navegar ellas guiadas por una brújula misteriosa y desconocida que encuentran de pronto en algún rincón de su ser; son ellas las que suelen llevarse la recompensa de los nacimientos grandiosos, aquellos en los que se descubre que no hace falta para parir más fuerza que la propia, ni más red que la de los afectos.

El parto es un acto privadísimo, conmovedor hasta la médula, necesitamos andar un camino como este en nuestra casa, con las luces bajas y el corazón abierto. Cuando hemos decidido dar a luz en un hospital, necesitamos un equipo de profesionales sensibles que refuercen nuestra confianza para que podamos recorrer la mayor parte del camino en casa; profesionales dispuestos a ceder su protagonismo para dedicarse a observar nuestro proceso sin pretender tomarlo en sus manos.

Un parto que inicia es una pequeña llama que se enciende y a la que un solo soplo de viento puede fácilmente apagar. Yo misma he observado, una y otra vez, cómo las mujeres que llegan demasiado pronto a los hospitales los nacimientos empiezan a dificultárseles. Cuando esperamos pacientemente a que la llama se convierta en una hoguera, ya no hay protocolo que pueda acabar con ella.»